Pasivo


Cuando de contabilidad y finanzas se trata, es muy común que nos encontremos con una diversidad de conceptos que pueden llegar a confundirnos. Sin embargo es muy importante tener en claro el significado y función de cada uno de ellos. Por eso el día de hoy hablaremos sobre los Pasivos.

Un Pasivo es un elemento de vital importancia en tu estado financiero y balance general. En este artículo te platicaremos

  • ¿Qué es un pasivo?
  • Importancia y función de los pasivos
  • Definiciones y conceptos relacionados
  • Fórmulas para calcular el pasivo

Una vez que termines de leer este artículo, nos gustaría mucho leer tus comentarios y opiniones. Y si te ha sido de utilidad lo que has encontrado aquí, te invitamos a compartirlo con tu red de contactos.

¿Qué es pasivo?

En términos de contabilidad y administración, seguramente has escuchado más de una vez el término Pasivo.

De acuerdo con las Normas Internacionales de Formación Financiera, pasivo se define como:

“Obligaciones presentes de la entidad, generadas a raíz de sucesos pasados, al vencimiento de las cuales espera desprenderse de recursos que incorporan beneficios económicos.”

Traduciendo esto a un lenguaje para simples mortales como nosotros, podemos decir que los pasivos son todas las deudas presentes contraídas tiempo atrás para financiar nuestras actividades empresariales, cuya liquidación se planea en un determinado plazo de tiempo. Algunas de estas deudas pueden ser, cuando pides un crédito que pagas en ciertos plazos, el contrato de servicios, compra de mercancía,  emisión de bonos e incluso la generación de impuestos cuando vendes algo, es decir el IVA., todos estos representan las obligaciones presentes que tienes que pagar con tus recursos.

Para calcularlo, hay que tomar en cuenta otros elementos como los activos y el patrimonio neto. Lo cual nos presentaría una fórmula como la siguiente.

Formula pasivo contable
formula para calcular los pasivos

Si no recuerdas exactamente todos los términos utilizados en esta definición, al final del artículo te presentamos un glosario con definiciones concretas de algunos de los conceptos utilizados.

¿Para qué sirven los pasivos?

En general los pasivos pertenecen a lo que es conocido como elementos patrimoniales o capital contable, debido a que su principal función es proveer financieramente a la empresa de todo lo que necesite para realizar sus actividades. Por lo tanto, la importancia de éstos recae en el hecho que son los elementos que facilitaran el accionar de tu negocio.

Dicho de otra manera, los pasivos hacen posible la existencia de activos, por lo que el incremento o disminución de éstos, siempre repercutirá en ellos, así pues podemos encontrar a los pasivos como parte fundamental de la fórmula de activos.

formula para calcular activos contables
Pasivo como parte del cálculo de activos

Es de suma importancia siempre tener un equilibrio entre los pasivos (deudas, obligaciones) y los activos, ya que la buena administración de éstos reflejará de manera fundamental el crecimiento y estabilidad de la empresa en cuestiones financieras, lo cual facilitará la toma de decisiones y atracción de inversiones.

Tipos de Pasivo

Al momento de colocar los pasivos en un balance, debemos clasificarlos de acuerdo a su próximo vencimiento, aunque también algunos autores consideran a los fondos de la empresa como pasivos, lo cual nos dejaría una clasificación como la siguiente:

Pasivo Exigible

Se trata de los fondos propios de la empresa, los cuales están compuestos por las deudas contraídas con los inversores y/o propietarios de la compañía, por lo que es una deuda cuya liquidación no se considera de corto plazo y en cambio se vincula con el capital.

Capital financiero pasivo exigible
El pasivo exigible se refiere a la contribución de los inversores y socios

Pasivo Circulante o a corto plazo

Este tipo de pasivos engloba todas las obligaciones que tienen que ser liquidadas en el corto plazo, es decir en menos de un año.

Algunos de los más comunes son:

  • Deudas con proveedores
  • alquileres
  • sueldos
  • impuestos
  • créditos a corto plazo.
deuda corto plazo pasivo
En contabilidad se entiende como corto plazo al periodo que comprende menos de un año.

Pasivo No Circulante

El pasivo no circulante, se trata de todas esas obligaciones a pagar en un plazo mediano o largo de tiempo, es decir con vencimiento mayor a un año. Generalmente contemplan el pago de intereses mensuales o trimestrales, según sea el caso y tienen una sub-clasificación como la siguiente:

  1. Fijo o a largo plazo: Todas las deudas con un plazo mayor a un año, como puede ser un gasto hipotecario o préstamos a largo plazo
  2. Intangible o diferido: Se trata del pago por servicios que se prestarán posteriormente.
Deudas a largo plazo son pasivos
En contabilidad, se entiende como largo plazo al periodo de tiempo que comprende más de un año

 

Recuerda que es fundamental tener una clasificación correcta de los pasivos, ya que el no hacerlo puede traernos problemas con el pago de deudas y el flujo de efectivo. Por ejemplo si llegamos a tener un exceso de pasivos corriente, el pago de estos puede llegarse a complicar debido a la premura de los plazos de liquidación, especialmente si no se cuenta con suficientes activos corrientes.

clasificación de pasivos
cuentas de pasivos a largo y corto plazo

Estrategias para la administración de pasivos

Como hemos venido mencionando a lo largo de este artículo, tener una buena administración de los pasivos es de vital importancia, ya que la gestión de estos serán el primer indicador sobre la situación financiera de la empresa y que tan capaz es para pagar sus obligaciones.

A continuación te presentamos sencillos consejos para un correcto control de pasivos.

  1. Consulta periódicamente tu patrimonio neto, con el fin de poder identificar tendencias y comportamientos. Esto te ayudará a evaluar el crecimiento de tu empresa, si tienes más de lo que se debe o debes más de lo que tienes, y así facilitar la toma de decisiones.
  2. Valora y reduce tus gastos. No estamos diciendo que contraigas todos tus presupuestos, pero si que dimensiones los gastos que haces en concordancia con lo que tu empresa puede y necesita pagar en este momento. Esta es una de las mejores maneras en las que puedes mantener un equilibrio entre tus pasivos y activos.  Por ejemplo, si estás empezando con un equipo de trabajo muy pequeño, puedes ahorrar en alquiler al tener un esquema de trabajo remoto al principio y una vez que estén listos para la expansión y la rentabilidad de empresa sea mayor, puedes empezar a buscar una oficina.
  3. Evalúa qué tipo de pasivos adquieres. Es fantasioso pensar que tu empresa nunca tendrá pasivos, sin embargo si podemos controlar qué tipos de pasivos tenemos. Lo ideal es que siempre que estés a punto de adquirir un pasivo, valores qué uso le darás; si la adquisición de éstos te ayudará a deshacerte de otros pasivos más grandes, si no representarán un gasto mayor y en que plazo éstos empezarán a generar un ingreso.

Glosario

Balance General: Documento en el que se registra la actividad financiera de la empresa. En este se incluye detalles de sus propiedades, como activos, pasivos, capital, etc.

Activo: Son todos los recursos con los que cuenta la empresa y que le permite continuar cumpliendo con sus objetivos.

Capital Contable: A veces llamado “Patrimonio neto”,  la NIIF define este concepto como “valor residual de los activos de la entidad, una vez deducidos todos sus pasivos.”

Directorio

La mejor manera de tener una correcta administración de pasivos y activos es rodearte de un equipo profesional de contadores. Te invitamos a consultar nuestro directorio de proveedores, donde encontrarás expertos en este tipo de servicios.

Ver Directorio

Conclusiones

  • Los pasivos forman parte de lo que es considerado como elementos patrimoniales y básicamente se trata de las deudas y obligaciones contraídas en el pasado y que serán pagadas en cierto lapso de tiempo.
  • Es imprescindible siempre tener un equilibrio en los activos, pues estos reflejaran las condiciones financieras de la empresa y serán de mucha ayuda para evaluar la sustentabilidad de esta.
  • Son divididos de acuerdo a su plazo de liquidación. Se clasifican en circulantes o no circulantes

Tu turno

Gracias por llegar hasta aquí, si te ha sido útil la información, no dudes compartirla con tu emprendedor favorito, socios, amigos, familiares, etc. Recuerda dejarnos tus comentarios y opiniones, para nosotros es un gusto leerte

 

Fuentes de Información

  • Horngren C., Sundem G. & Elliott J. (2000). Introducción a la contabilidad financiera. México: Pearson Educación.
  • Sanchez Mayoral, F. (2019). Guía práctica de contabilidad para pymes (1.a ed.). Piramide.
  • Guajardo, G. (2020). Contabilidad Para No Contadores (2.a ed.). MCGRAW HILL EDDUCATION
  • Sánchez, O. (2008). Introducción a la contaduría (1.a ed.). Pearson.

Deja un comentario